Entradas populares

Páginas vistas en total

lunes, 19 de julio de 2010

ÉL Y ELLA




La tarde parecía infinita. Un suave pensamiento invadió los rincones de aquella
Habitación, de sensaciones dulces y efímeras.
El tiempo se hacía eterno, en aquel lugar impregnado de luces y sombras que reflejaba dos siluetas. Sí, dos cuerpos desnudos cuerpo y alma. Las palabras ausentes, se esfumaban al compás de la música que emitía la radio, si, su radio. Le encantaba escuchar la radio.
Nada predecía que aquella tranquila tarde, que fue testigo de un amor sincero y entregado sin los límites de la conciencia, sería la última página de una historia de amor.
Cinco años, dos vidas compartidas, un sencillo e inigualable amor .
Las sonrisas cómplices, la melodía del tic-tac de la lluvia sobre el tejado eran hoy sin duda el más hermoso recuerdo.
Un beso en un aparcamiento acompañado de una pasión rebosante, tres meses después la entrega total.
Aquella casa en el campo el nido que les haría amantes, amantes de un fogoso amor.
Eran libres como el viento, y dejaron la libertad por el precio de su unión.
Fueron tan felices, tan increíblemente cómplices de todo.
Eran amigos, pareja, amantes.
Se extrañaban cuando no estaban juntos y solo pensaban en verse de nuevo.
Era su mundo, solo de ellos, nada les importaba más que su dulce y entregado amor.
Porque cuando se vieron por primera vez sintieron una fuerte atracción. Locura diría él unos meses después de decirle que no quería seguir con ella.¿ Que es lo que te pasa? Le preguntó ella, nada, contestó él, “que con carácter definitivo no quiero hablar más contigo”. “Además tuviste que darte cuenta de que nuestra relación no iba bien”.
Ella tenía que ser inteligente para entender las palabras que él no le decía, los sentimientos que él no le demostraba, tenía que ser lista para darse cuenta de que él ya se estaba cansando de estar con ella.
Las promesas del pasado no tenían importancia, las palabras de amor y entrega pronunciadas por él en los momentos de pasión eran meras palabras.
¡ LOS SENTIMIENTOS VERDADEROS, pensaba ella, QUEDAN EN LO MÁS PROFUNDO! ……………….A él no le había quedado nada.
¡Que desconcierto!, él no decía nunca lo que realmente sentía. Ocurría lo contrario en el momento de la conquista, él decía, seguramente, lo que realmente no sentía. Lo demuestra esta carta que le envió en aquel momento:
Cariño, te mando el articulo que te prometí...parece que esta escrito pensando en ti...o en alguien con tus propias características...en cualquier caso...cuando lo leí...no daba crédito a lo que estaba ante mis ojos....Bueno..cielo...te lo escribo...literalmente...sin añadir ni quitar ni una coma.
DICEN :
Dicen de ella que aun cree en los sueños...Soñadora, se siente la mujer mas poderosa del mundo. Dicen de ella que no se deja cautivar por el desánimo, que aun es capaz de disfrutar de los pequeños placeres que hacen grande la vida. Dicen de ella que, a pesar de todos los pesares, no pierde la sonrisa y siempre tiene una razón para no amargarse el día. Dicen de ella que cuando alguien o algo la necesita lo deja todo para ayudar, aunque sea a costa de su propia tranquilidad. Dicen de ella que nunca ha traicionado a nadie, que siempre dice las cosas a la cara y que cuando no las puede decir porque haría mucho daño, se las calla y no las dispara por la espalda. Dicen que se traga el dolor para no exhibirlo y que es capaz de dejarse derrotar para no herir a nadie con su victoria. Dicen que solo la vieron enamorada una vez y que fue un desastre que hizo pedazos su corazón, pero que, a pesar de esa catástrofe, no se hizo una resentida ni metió a todos los hombres en el mismo saco. Dicen de ella que no aprende de sus errores y que una y otra vez vuelve a confiar en las personas, que sigue dando oportunidades a quienes ya han dado sobradas muestras de que no las merecen. Dicen de ella que su bondad es casi insultante, porque pone en evidencia a los demás, incapaces de mantener su vida tan limpia de mezquindades, egoísmos y ruindad. Dicen de ella, pues, que no parece un ser humano, y que si hubiera muchas mas personas así, el mundo seria un lugar mas habitable, justo y acogedor, un lugar donde los sueños creyeran en las personas.(T.Pertierra)

Cielo, te adoro

¿Sabría distinguir lo que realmente sentía?
Tenía que presentarse a ella como lo mejor que había conocido en su vida para que lo adorase, lo supervalorase, lo superadmirase, se superenganchase….y con el tiempo, con las palabras, seguía manteniendo el juego-para no dar pistas-porque lo que sentía era ya otra cosa.
Cada día era mayor el enganche y cada día en él aumentaba el desprecio hacia ella debido a la debilidad que ella le demostraba.
¡ODIABA LA DEBILIDAD DE LAS PERSONAS! ¿Quizás porque al ser niño le hicieron daño por ser débil? (la justa debilidad de la inocencia)
¿Y que culpa tenía ella de que a él le hubiesen hecho daño cuando era niño?
Ella merecía solo respeto, sinceridad, lealtad, no menosprecio hasta conseguir quedar sin fuerzas para defenderse. Como cuando, unos días antes de cortar con ella, a él le molestaba que ella estuviese en su cama y en vez de decírselo, entraba silbando en la habitación para interrumpir su dulce sueño…….. ¡Qué triste sentimiento!...... Le había molestado también que su ex mujer estuviese en su cama……….¡ Que triste sentimiento!……y ….. ya había otra persona esperando, para ocupar el lado que quedaría libre.
De nuevo demostración, de nuevo enganche, de nuevo menosprecio, de nuevo desconcierto, de nuevo desastre emocional.
¿Conseguiremos algún día romper la cadena del daño?

No hay comentarios:

Publicar un comentario