Entradas populares

Páginas vistas en total

martes, 22 de junio de 2010

PRACTICAR LAS EMOCIONES POSITIVAS



















La emoción positiva es aquella que nos resulta sana y saludable como la alegría, la satisfacción, el amor, la generosidad, la tolerancia, la humildad. Experimentarlas y vivirlas es la mejor forma de cuidarnos a nosotros mismos.
Las emociones positivas proporcionan a nuestro organismo equilibrio, sosiego, armonía, tranquilidad, relajación y aumentan nuestra autoestima. En una palabra producen salud emocional.
Veamos a continuación las más destacadas emociones positivas:
1.- El optimismo. El optimismo es una disposición o tendencia a prestar atención al aspecto más favorable de los acontecimientos, esperando que se produzca un resultado favorable. Es una opción frente a la negativa del pesimismo. Es una especie de inmunización psicológica contra los problemas diarios y acontecimientos adversos de la vida. El optimismo debe ser realista basado en las capacidades y esfuerzo personal. Si somos optimistas, seremos más eficaces.
La persona que es optimista: se deprime menos, supera los contratiempos, las dificultades, las frustraciones... sonríe, es feliz, hace amigos con más facilidad, es admirado y estimado, presta más atención a las cosas. Los padres para ser un buen modelo de optimismo para los hijos plantearán un optimismo razonable, no abusarán de razonamientos pesimistas. Al criticar a su hijo no exagerarán y no les producirán sentimiento de culpa, pena o vergüenza desproporcionada y especialmente les enseñarán a ver el lado positivo de las cosas.
2.- El altruismo. Es un rasgo personal de entender la vida. Ser altruista es ser compasivo, correcto en el trato, comprender, colaborar y ayudar a los demás. También consiste en identificarse con los demás en sus dificultades, penas, tristezas y sufrimientos.
3.- La sinceridad. La sinceridad es un estilo de comunicación caracterizado por ser fiel a los hechos acaecidos, cuando deben darse razones, motivos, justificaciones sin falsear la realidad. Lo contrario es la mentira. Se miente para evitar un castigo, para no herir los sentimientos. Los niños mienten para evitar un castigo, obtener alguna cosa, ser admirados, negar lo ocurrido y mantener privilegios. La mentira es un problema cuando llega a ser habitual.
4.- La alegría. Alegría es sinónimo de estar contento, de buen humor, surge con situaciones gratas y momentos favorables. La alegría se contagia provocando agrado y simpatía. Produce bienestar corporal, pues relaja los músculos, mejora la respiración ... Y especialmente tiene efectos positivos sobre nuestros procesos psicológicos.
5.- La empatía. (De la que hablamos en otra entrada)Ponerse en el lugar de los demás. Ser empático supone conocer primero las emociones propias tanto las positivas como las negativas. La empatía mejora las relaciones sociales y resuelve mejor los conflictos. Podemos aprender a ser empáticos, lo cual depende de la educación del entorno cultural en el que vivimos. Nuestros hijos aprenden por observación, los niños necesitan de los padres para reconocer las experiencias emocionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario